El portal de Derecho Español más completo y útil para jurístas, empresas y particulares

Algunos hombres malos

3 Comentarios
 
Algunos hombres malos
perfil
15/12/2010 02:20
DOMINGO 14 DE NOVIEMBRE DE 2010

Algunos hombres malos

No fue ayer pero como quien dice, fue antesdeayer, que no es tanto.  Y si no que se lo digan a Carmen Elvira Rodriguez quien el día 5 de julio de 1.988 fue esposada a la cama por su entonces marido y violada repetidas veces por éste tras haberse aquella negado a acceder a tener relaciones sexuales ya que estaban en trámites de separación matrimonial. Su marido, un encolerizado Luis Siro Garrido, asistido en su empeño por su familia ( no daré de momento más detalles) entendió aquello del débito conyugal como una escena de cine mudo donde el hombre golpea a su esposa con una maza y llevandola de los cabellos consuma el matrimonio.

El caso llegó a la Audiencia Provincial de Oviedo formada por los magistrados Rafael Martín del Peso, Francisco Luces Gil y José María Álvarez Seijo que para la ocasión ofició de presidente y del que tendremos más adelante ocasión de hablar. El fiscal del caso solicitó una pena de 12 años por violación y sin embargo estos tres magistrados consideraron que el violador, aún siendo culpable de un delito de violación ,
aunque incurrió en un "error de prohibición vencible" o error en la interpretación del derecho, que, si no actúa como eximente, determina, en opinión de los magistrados, una minoración de la pena.

La minoración de la pena fue administrada con gran generosidad por esta tríada de magistrados que en vez de atender a la petición del fiscal ( 12 años de cárcel)  condenaron al acusado a una pena poco más que simbólica de 2 años y cuatro meses.

Hasta aquí la interpretación que estos magistrados hacen de la ley. Hasta aquí, una vez más ( todo hay que decirlo), la sensibilidad de los jueces que anteponen la protección de los débiles a la salvaguarda de sus peculiares ideas sobre el bién y sobre el mal, la jurisprudencia y la repercusión mediática de los casos que "resuelven". No hace falta ser un lince para comprender que en este caso, la parte débil cuyos derechos hay que defender no es precisamente un agresor con un exceso de testosterona y un déficit en coeficiente intelectual pero en aquellos viejos y añorados años 80 todavía había jueces que entendían que en el matrimonio no cabe hablar de violación.

Hubo incluso un magistrado de esta inaudita tríada que quiso emitir un voto particular al respecto dejando claro que no podía haber violación constante matrimonio y si bién es cierto que estos jueces fueron formados en la más abominable práctica del derecho, allá por los años del franquismo, no es menos cierto también que ello no obsta a su vergonzosa interpretación/manipulación de las leyes pues fueron en buena medida hijos de la Iglesia y evangelizados convenientemente. No eran bárbaros paganos que adoraban a crueles dioses sino, generalizando, fieles y humildes siervos de la Iglesia en la que crecieron y se formaron. Son, a mi juicio, responsables de su injusticia, crueles y torpes administradores de la justicia , llenos de prejuicios y, en algún caso, hasta de maldad.

Queden aquí sus nombres, sus apellidos y hasta sus fotografías como recuerdo de una España  pretérita, imposible de la que a mi me gusta especialmente renegar.

En mi artículo anterior titulado "algunos hombres buenos" hablaba de esos hombres buenos que no están a la altura de las circunstancias, aquellos que se les desea pero que sin embargo, no existen. Hoy bajo el título de "algunos hombres malos" hablo de aquellos hombres malos que abundan en nuestra sociedad. Los que maltratan al débil o de los que se muestran comprensivo con el victimario y menosprecian la situación de las víctimas.

Este artículo lo dedico a  Carmen Elvira Rodriguez , víctima de su marido y de unos jueces obscenamente ciegos y a quien deseo que conserve en su corazón el anhelo de una justicia de verdad.

Arnaldo Romero

http://www.infojusticia.net/2010/11/algunos-hombres-malos.html
perfil
15/12/2010 08:47
Pues ya que mira usted hacia el pasado buscando hombres malos, podría haber elegido a un tal Hitler, que parece ser que era tremendamente malo...
perfil
15/12/2010 09:38
Hola Arnaldo, hay un libro publicado hace ya bastantes años que escribio un magistrado de TSJ de Andalucia que se titula "el sexo de sus señorias" donde se recopilan, explican y analizan determinadas sentencias de los entonces llamados delitos contra el honor (cuando las mujeres tenian el honor de los hombres entre las piernas), hoy delitos contra la libertad sexual. El tono es ligero y por tanto facilmente entendible para cualquiera. Lo lamentable es que se produzcan sentencias como la que usted reseña hoy en día, con lo cual resulta necesario que los jueces sean jubilados a fin de que personas más acordes con el sentir de la mayoria de nuestra sociedad ocupen determinados puestos de los tribunales. Pero no se exactamente cual es la solución, ante estos desmanes que dejan a la victima inerme. Un saludo
perfil
15/12/2010 14:08
Arnaldo, me gustaria saber en la doctrina de qué Iglesia estan adiestrados los magistrdos actuales que tienen la fea costumbre de no condenar a madres que asesinan a sus hijos,a esposas que asesinan a sus esposos,y a dejar en la indigencia a media población masculina en España. Vamos, igualito que el caso relatado pero cambiando el sexo y la época.

Entonces la esposa fue la culpable de que el marido la violara, y ahora es el culpable de que la esposa lo mate o mate a los hijos.
Estamos empatados.

Lo de la Iglesia no me vale. No te engañes ni engañes; la culpa es del adoctrinamiento dictatorial de entonces y del actual. La Iglesia desde que existe, es la excusa facil de las personas sin argumentos. Se le echa la culpas a los curas y a correr...que los borregos apoyan.

Por eso las cosas, "en el debito conyugal" no han cambiado nada; antes se criminalizaba a la mujer y ahora al hombre. ¿A ti te parece justa alguna de las dos acciones?
Las dos están escudadas por leyes igualmente discriminatorias llevadas a cabo por politicos y ejecutadas por jueces igualmente discriminatorios e impresentables.

Me parece muy triste que creas que los hombres buenos no existen, aunque solo sea por lo que te toca; doy por hecho que eres hombre.

"En mi artículo anterior titulado "algunos hombres buenos" hablaba de esos hombres buenos que no están a la altura de las circunstancias, aquellos que se les desea pero que sin embargo, no existen. Hoy bajo el título de "algunos hombres malos" hablo de aquellos hombres malos que abundan en nuestra sociedad. Los que maltratan al débil o de los que se muestran comprensivo con el victimario y menosprecian la situación de las víctimas. "

Realmente patético.

Un saludo.