El portal de Derecho Español más completo y útil para jurístas, empresas y particulares

Desafecto de una hija

6 Comentarios
 
Desafecto de una hija
perfil
09/07/2003 19:28
Soy padre de una hija y estoy divorciado de la madre de ésta. Tanto la separación como el divorcio fueron de mutuo acuerdo (bueno, claudiqué en cosas que con la perspectiva del tiempo ho habría claudicado, pero eso es harina de otro costal). El caso es que se pactó, entre otros extremos que no hacen al caso, que pasaría mensualmente una pensión de alimentos en favor de mi hija (actualmente son casi 300 euros por mes).
Desde el primer momento de la separación (de la cual hace ya más de dos años y medio) he cumplido exquisitamente con la obligación asumida, de forma puntual, procediendo de motu propio a la revalorización conforme al IPC en las sucesivas anualidades y contribuyendo a medias con la madre en determinados gastos extraordinarios de la hija (tratamiento de ortodoncia, libros escolares, curso de idiomas, etc.).
Lo sangrante de esta situación para mí no es contribuir a los gastos de mi hija, sino el hecho que en todo este tiempo desde que me separé (más de dos años y medio) no la he visto ni una sola vez. Al principio intentaba comunicarme con ella por teléfono pero colgaba, luego, cambió el móvil y su madre cambió el núm. de la casa. Mi hija no quiere saber nada de mí.
Con la madre no tengo comunicación de clase alguna, cada vez que se produce uno de esos gastos extraordinarios que mencionaba, me manda por fax el correspondiente recibo y de esta forma ya sé que me toca ingresarle en su cuenta la mitad del importe. Esta es la única vía de comunicación que existe.
Mi hija ha cumplido ya los 18 años de edad. Regularmente he ido a su colegio para entrevistarme con sus tutores y saber cómo le van las cosas. Afortunadamente le ha ido muy bien, supe por internet que ha superado la selectividad con una nota alta y me alegro por ella.
El día de su cumpleaños le mandé a su casa un ramo de flores con una tarjeta en la que le decía que la quiero, que siempre podrá contar conmigo y que si algún día quiere que tomemos un café y charlemos ya sabe donde estoy... pero nada !!
En el pleito de separación, pese a ser de mutuo acuerdo el Juzgado acordó explorarla (entonces la chica tenía 16 años) y dejó muy claro que no quería saber nada de mí... desde luego lo ha cumplido hasta hoy día.
De nada sirve haber tenido una convivencia con ella de 16 años en la que nunca tuvimos ningún problema, yo me atrevería a decir que todo lo contrario. Es evidente que la chica tomó partido y lo hizo por su madre por la que siente mucha dependencia y admiración (al margen de que le hayan envenenado la sangre entre la madre y la familia de ésta, aunque esto es algo que no conozco directamente pero que presumo tras haber formado parte de ese clan durante muchos años).
La situación que relato se extiende además a mi familia, pues a lo largo de este tiempo mi hija no ha mantenido contacto de clase alguna con sus abuelos paternos, tías o primas. Borró de un plumazo todo aquello que tuviera relación conmigo.
Por lo visto sólo sirvo para cumplir con lo que me toca, de momento lo voy haciendo, pero es duro.
Quisiera saber si esa situación de absoluto desafecto que mi hija, una mujer de 18 años, muestra hacia mí me da algún derecho (extinción de la pensión) o si por el contrario he de seguir en esta situación hasta que la chica disponga de medios propios de subsistencia.
Gracias por atender esta consulta.
perfil
10/07/2003 00:38
lamentablemente no es un caso aislado hoy en dia...diría aún más, es un caso hasta común.Quizás cuando la hija era menor se hubiera podido intentar algo, pero ahora que ella es mayor de edad, mal lo veo....hay una cosa que mucha gente debería aplicarse el cuento..."no se puede forzar a nadie que nos quiera". Su hija, a decidido por ahora, que no quiere saber nada de su padre.por supuesto, tiene una gran influencia por parte de la madre.Yo de usted, seguiría felicitandola por sus cumpleaños, pero no la forzaría a nada, pues no conseguiría nada, o incluso sería peor.Tal vez, cuando pasen los años,ella misma se dé cuenta de lo absurdo de la situacíon e intente un acercamiento hacia usted.
Por lo de los alimentos, desde luego tendrá que pasar la pension hasta que pueda usted demostrar que ella puede valerse por si misma.La falta de contacto o afecto con su hija no implica el pago de dicha pension, ni ningún tribunal lo va a admitir.
Esperemos que algun dia se vayan reformando ciertas leyes y que se pueda llegar a arreglar casos como el suyo.un saludo.:))
perfil
10/07/2003 10:10
Hola Juan Carlos,

Yo ni soy abogada ni entiendo de leyes pero quería decirte que tu mensaje me ha llegado muy dentro y que quiero mandarte un beso enorme y mucho ánimo. Se nota que eres un gran padre. Lástima que no lo sepa ver quien tiene esa gran suerte.

perfil
10/07/2003 12:37
Hola,
yo tampoco souy abogada ni entiendo de leyes, pero también me gustaria darte mi opinión. Como tú dices tu hija ya es una mujer de 18 años y no una niña a la que la madre pueda manejar a su antojo, si en el momento de la separación ella ya tenia muy claro que no quería saber nada de ti, solo se me ocurre que te debe culpar y que seria bueno que le dieras alguna explicación, pues creo que esta dolida. Por otra parte el que no tengas ninguna comunicación con la madre ni para cuestiones que tengan que ver con vuestra hija, no es un buen camino para que tu hija sepa que puede contar contigo. Creo que en tu mensaje no las explicado todo y más cuando al final todo se limita a que si puedes dejar de pasarle la pensión.
Un saludo y que tengas suerte.

perfil
10/07/2003 13:57
Gracias por vuestras respuestas. Puede ser que la chica esté dolida, pero al fin y a la postre no se me ha dado la oportunidad de darle esa explicación que al principio intenté reiteradísimas veces pero que directamente rehusó. He hablado con psicológos y con su tutora preguntando la conveniencia de hacerme un día el encontradizo con ella y abordar esos temas, pero me lo han desaconsejado radicalmente. Ella sabe que ahí estoy, sabe que me preocupo por sus cosas (y no me refiero a que cumplo con el pago); de hecho cada vez hablo con su tutora ésta le dice que tal día nos hemos citado y luego, llegado el día, por la tarde la chica le pregunta si fui y como fue la charla. Ojalá tuviese la oportunidad de hablar con ella, pero no es justo ser juzgado sin haber sido oído. Sobre la incomunicción total con la madre es la situación que ella misma ha buscado. Al principio, cuando aún intercambiábamos algunas palabras, me dijo que la chica iba a un psicólogo y por más que le pregunté jamás me dijo a cuál (he de decir que a día de hoy no me consta la certeza de que realmente fuera); la niña se ha comprado una moto y ¿cómo me he enterado? pues tan fácil como que la madre dio como domicilio de pago del impuesto de circulación el de mi domicilio y no el de ella como era lo normal. Han cerrado filas y jamás se me ha consultado nada relativo a la chica, sino que se practica la política de hechos consumados.
En todo caso los problemas con la madre son nuestros, pero eso no quita que la chica igual tenga un padre que quiere saber de ella al margen de que en su idea pueda pensar que me porté mal con su madre, pero caray !! júzgame después de escucharme y en todo caso júzgame como padre y no como esposo de tu madre. La separación vino fruto de una situación de colapso por mi parte tras un montón de años en que soporté una convivencia indeseada sólo porque tenía una hija y creía que era lo mejor. Hasta que llegó un momento en que decidí que tenía derecho a hacer mi vida, a ser feliz y que ya estaba bien de vivir por y para otras personas que a fin de cuentas harán su vida sin que sea justo que uno haya de consumir la suya viviendo una farsa.
Pero es más, por más que mi hija se haya hecho la idea (que digas lo que digas indudablemente ha sido en gran parte inducida) de que soy la peor persona del mundo, ¿qué culpa de ello tienen sus abuelos y el resto de su familia paterna?
Mi hija era el impulso de mi vida, la razón de ser de mi existencia durante los años que estuve con ella, y pese a que las cosas se hayan maleado de tal forma, hoy afirmo que ella es lo mejor que me ha pasado en la vida.
Y que no se me entienda mal, por favor. Yo no busco dejar de pagar su pensión así porque sí, pero si legalmente ante una situación así pudiera hacerlo creedme que lo haría, pues me causa rabia e impotencia la situación en que me encuentro en la que tengo todas las obligaciones y ningún
derecho.
De todas formas ya sé que no tengo alternativa, y a fin de cuentas desde hace mucho tiempo procuro plantearme las cosas desde otra perspectiva: pienso que en definitiva ese dinero es para mi hija, la cual, pese a todo, es y siempre será mi hija.
Sus profesores me dicen que sobre mí ella ha hecho un aparte, es decir, que en su mente ha decidido aparcar el tema pero que sabe bien que es un tema pendiente en su vida y que algún día deberá resolver de una u otra forma. Por eso me dicen que no la presione, pero que tampoco deje de dar muestras de que ahí estoy. Como un día le escribí en un mail a un dirección que ni siquiera sé si conserva o no: nuestras existencias no estarán bien resueltas en tanto no hablemos de nuestra relación.
perfil
10/07/2003 20:16
Hola Juan Carlos:

Casos como el tuyo son el lado más cruel de las separaciones. El no poder estar con la hija a la que quieres, y saber que la respuesta que ella te da es el más absoluto de los desprecios, o peor aun el no tener aprecio, es muy doloroso.

Leyendo tus mensajes, me duele a mi también, y realmente las soluciones que teóricamente son más acertadas son las que tanto profesores como sicólogos te han aconsejado; y como dice NICOLE que en ningún momento pierdas el contacto que de tu parte le puedas dar (recordando sus cumpleaños, felicitándola por haber aprobado la selectividad, invitándola a que participe contigo lo que quiere estudiar, y seguir haciéndole ver que tu estas ahí para lo que necesite y quiera).

Jurídicamente podrías intentar una modificación de medidas, alegando el desinterés de tu hija hacia ti desde que os separasteis, el que sus gastos han disminuido, y el que se encuentra en edad laboral y puede conseguir determinados recursos económicos para satisfacer sus pequeños caprichos, y solicitar una reducción de los alimentos que satisfaces. No es seguro que vayas a tener éxito en la reducción de la pensión a satisfacer, pero sería la única posibilidad de obtener una reducción de la misma.

Un saludo, y suerte
emarbra@abogadosdeasturias.com
perfil
11/07/2003 10:43
De todo corazón quiero agradecer a los que habéis contestado que me hayais dedicado parte de vuestro tiempo y muy especialmente agradezco las palabras de ánimo que he recibido. Toma buena nota de cada palabra. Muchas gracias !!
Un abrazo a todos.