El portal de Derecho Español más completo y útil para jurístas, empresas y particulares

Conflictos de Pareja/Conferencia R Corominas, siquiatra

2 Comentarios
 
Conflictos de pareja/conferencia r corominas, siquiatra
perfil
02/04/2006 12:44
01/04/2006
EDITORIAL PRENSA ASTURIANA Director: Isidoro Nicieza

SOCIEDAD Y CULTURA

Ramón Corominas: «En las parejas actuales no hay sexo»

El psicoanalista reflexiona sobre los grandes cambios que han experimentado las relaciones conyugales

Oviedo, R. SARRALDE

Ramón Corominas es un psiquiatra y psicoanalista asturiano afincado en Madrid. Lleva más de 35 años abordando problemas conyugales. Ayer habló sobre los conflictos de pareja en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA, en una conferencia organizada por Tribuna Ciudadana. Horas antes de la charla, Corominas reflexionó sobre algunos aspectos de estas relaciones.

l Cambio de pareja:

«La pareja ha cambiado totalmente; antes, la parejas que acudían a mi consulta nunca hablaban de conflicto conyugal. Iban por problemas sexuales de impotencia o infertilidad, por un padecimiento psicosomático, una enfermedad mental de uno de los dos o por alguna patología de su hijo, pero nunca se planteaban la consulta como un conflicto de pareja. Empecé a trabajar con parejas en el año 70. Desde entonces, la sociedad española ha cambiado muchísimo; la ley del divorcio repercutió mucho en los pacientes: el hecho de que el divorcio sea aceptado resulta liberador, porque posibilita emprender una nueva vida ante una relación crónicamente mala».

l Frustraciones conyugales:

«El mayor sufrimiento en la pareja es cuando uno de los miembros descubre que no soporta cómo es descrito por la otra persona. En alguna consulta, si una mujer llamaba autoritario a su marido, éste cogía la puerta para irse. Eso me llevó a pensar que ninguno tenía una idea clara de quién era su pareja y que su identidad la valoraban en función de cómo eran observados por los otros».

l El nuevo rol de la mujer:

«Ahora estamos ante la ley del péndulo pero al revés. Las que gritan son ellas: «O haces esto o me separo», dicen. La mujer se ve ahora con poder y lo utiliza, y no se da cuenta de que también puede disfrutar del marido. Cuando se separa, se da cuenta de lo que significa vivir sola. Junto con el beneficio conseguido con la emancipación de la mujer, las separaciones y divorcios han aumentado y, a veces, las madres se convierten en únicas educadoras de sus hijos, puesto que sus anteriores esposos se suelen desentender de tal función».

l El nuevo rol del hombre:

«Antes tenía un papel autoritario y ahora pide ternura, lo que se considera poco masculino. Muchos encuentran la ternura en sus hijos: el niño de un separado da vida al padre».

l Los niños como elemento distorsionador:

«La pareja condiciona el comportamiento del niño. La pareja ideal trata de tener una relación simbiótica: el uno vive dedicado exclusivamente al otro, como en la fase de enamoramiento. La aparición de un tercero rompe esa fantasía. Si se maneja bien, el triángulo hace madurar a las parejas. Si no se maneja bien, uno de los padres hace pareja con el hijo y destruye al otro de los cónyuges. Eso al final puede desembocar en separaciones o patologías de los hijos».

l Por qué se separa la gente:

«Fundamentalmente, porque no soportan la visión que tienen sus parejas de ellos y también porque unos y otros no evolucionan al mismo ritmo. Hay gente mayor que está atrapada en la adolescencia»

l Sexo:

«Entre las parejas actuales no hay sexo; o al menos hay mucho menos que antes; ahora prima mucho más el afecto, el sentirse querido por el otro. Estamos en una sociedad narcisista, todos somos estupendos y si pensamos así es porque necesitamos ser queridos por la gente. Vivir sin sexo en pareja es una patología. Las parejas muy idealizadas conciben el sexo como algo ruin, pero ése es un mecanismo de negación, porque el sexo es una necesidad biológica. El sexo hay que vivirlo como un disfrute, pero muchas parejas tienen miedo a fracasar y renuncian a él para llevar una relación perfecta».

l Libertad en pareja:

«La libertad personal ha sido el gran objeto de la pareja a partir de los años sesenta; la libertad ha sido mal interpretada al catalogar como tal sólo a las múltiples relaciones sexuales. El mito actual sería el de un amor sin obligaciones y en el que cada cónyuge se realice fuera de la pareja formada. También las manifestaciones de cariño han quedado prohibidas al ser consideradas como expresión de gran debilidad, el miedo anterior era que se produjera una sujeción fuerte, mientras que el temor actual radica en un exceso de libertad, aunque no se permita su manifestación».

(Continúa)
perfil
02/04/2006 12:46
(continuación)
l ¿Parejas más agresivas?:

«Las parejas de antes lo eran mucho más. Ahora tienen más cuidado por la separación. Muchas mujeres antes aguantaban la agresividad de sus esposos, porque no tenían otros medios para comer. Al tener menos hijos, además, es más fácil la ruptura».

l El psicoanalismo en la pareja:

«Cada uno de los miembros repite con su pareja los aspectos más frustrantes que han vivido en su infancia con la figura más importante de su familia».


---------------------------------------------------------------------------------
«La infidelidad sexual se tolera, pero no la infidelidad afectiva»

El terapeuta confiesa lo duro que es trabajar con conflictos de pareja

Oviedo, R. S.

Ramón Corominas hizo una confesión al público que abarrotó el Club Prensa Asturiana para asistir a su conferencia, trabajar con parejas equivale a manejar material muy sensible: «Es la terapia que más dolor causa por lo duro que resulta oír a dos personas pegándose delante de un profesional y verte obligado a guardar silencio e interpretar lo que dicen».

Corominas recordó que hace casi cuarenta años, cuando empezó a trabajar con conflictos conyugales, no había terapia conjunta en España. Es decir, que cada cónyuge hablaba por separado con un terapeuta distinto. El problema es que, cuando los especialistas se juntaban para confrontar opiniones, acababan discutiendo como las buenas parejas. Él es uno de los introductores de la terapia conjunta. Pero tuvo que vencer resistencias: «Al principio me la prohibieron, porque se pensaba que en una situación triangular el terapeuta podía tomar partido por uno de los cónyuges».
El psicoanalista asturiano también reflexionó sobre los notables cambios que han experimentado las parejas en el último siglo, debido, básicamente, a la emancipación de la mujer, el uso de anticonceptivos («han dado libertad para disfrutar del sexo y no sólo para procrear»), la crisis de la familia patriarcal y los divorcios. Con respecto a las rupturas de pareja, dijo que el factor más importante es la infidelidad, aunque introdujo un matiz: «La infidelidad sexual puede tolerarse, pero la difícil de soportar es la afectiva. Si existe una infidelidad afectiva, las parejas se rompen, sin ninguna duda. Muchas personas solicitan un divorcio, porque la relación que han mantenido con su cónyuge era por lástima y sus deseos de compartir emociones se satisfacen con una nueva relación. El criterio en torno a la infidelidad ha cambiado para los dos integrantes de la pareja y tiene mayor valor por el sufrimiento causado y por la herida narcisista que provoca en el engañado».


perfil
22/12/2006 11:41
Yo aufro malos tratos sicologicos de mi pareja y quisiera el divorcio,poseemos dos viviendas una de ellas en la costa ,yo soy un jubilado de 1219 € de pension al mes,tengo 60 años.El piso de la playa tiene una hipoteca de 210€mensuales a 15 años,que me que daria yo, no tenemos cargas familiares,y ella podia pedir la ayuda social por el desequilibrio economico tambien se quedaria con la casa de cordoba que esta libre de cargas.
Espero que me den consejo y me ayuden
mi correo es tubalita@hotmail.com mi nombre Jose Lopez Ocaña